3 de enero de 2014

3 de enero de 2014

Al finalizar la jornada, siempre resulta agradable la sensación de volver a casa, más aún si es invierno (aunque sea tan primaveral como lo está siendo este en Barcelona).

En días así, me gusta cambiar el habitual trayecto por autopista para atravesar en moto la sierra de Collserola y gozar de hermosas vistas. No me importa si el trayecto se torna algo más lento, cuando la recompensa es un espectáculo de pequeñas luces bajo mis pies.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: