7 de enero de 2014

7 de enero de 2014

Días como hoy me pregunto porqué no podemos adaptar también nuestra agenda laboral a la meteorología (al igual que hacemos con la personal). Hoy ha hecho un día cálido y soleado y yo encerrado peleándome con mails, documentos varios, hojas de cálculo. El ordenador más lento que nunca estaba soportando un total de 23 ventanas abiertas, muchas de ellas aún me pregunto el porqué.

Definitivamente tengo que comenzar a destinar un tiempo del día a lo que me gusta, estirar las piernas y tirar para el monte. Necesito mi ración de aire fresco diario, al igual que la de fruta, verdura, cereales, … sólo así acabas consiguiendo el equilibrio.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: